Máquinas de ensueño creadas para hacerte disfrutar.

La curiosidad te llevará lejos

Con cada diseño aprendemos algo nuevo. Lo que descubrimos nos inspira para seguir creando. Desde la primera bicicleta motorizada de Soichiro Honda hasta ASIMO, la curiosidad nos ha llevado siempre un paso más allá.

"Jamás debemos renunciar a perseguir nuestros propios sueños”. Soichiro Honda
Ilustración de HondaJet.

Yume no chikara

¿No sería genial hacer realidad tus sueños en lugar de simplemente soñarlos?

En Japón, los sueños representan nuestros objetivos y ambiciones, no las historias que vivimos mientras dormimos. En Honda visualizamos nuestros sueños y luego los hacemos realidad.

"Algunos sueñan para escapar de la realidad, otros para cambiarla para siempre".

Yume no chikara: the power of dreams.

Gama de productos Honda.

¿Por qué aferrarse a lo conocido?

¿Por qué no en rojo?

Cuando creamos el Honda S500 Roadster, los únicos vehículos rojos de Japón eran las ambulancias y los camiones de bomberos. Nuestro primer coche rojo llamó mucho la atención y nos dimos a conocer como algo más que una simple compañía de motos.

Aprendemos con la experiencia

Aprendemos mientras creamos.

Tras crear nuestro coche solar, el Dream, para el World Solar Challenge, cruzamos Australia gracias a la energía solar… y aprendimos a fabricar paneles solares súper finos de manera más eficiente.

Imágenes del World Solar Challenge.

Espíritu de competición

Como ex-piloto de carreras, Soichiro Honda siempre trató de competir al más alto nivel posible.

En los años 60, la idea de que un equipo de F1 procedente de un lugar tan remoto como Japón compitiese en las series europeas era algo impensable. Esa era la idea que Honda quería desterrar con su entrada en el Campeonato Mundial de Fórmula 1 en 1964 con su primer monoplaza: el RA271. Desde entonces, Honda ha subido al podio más veces de las que podemos contar en las más prestigiosas competiciones internacionales como Moto GP, WTCC o la Fórmula 1. Ahora lo que es impensable es una carrera en la que no compita Honda.

Coche de competición Honda de los años 60.

Cree en lo que haces

En 1964, Soichiro anhelaba que nuestros motores marinos fueran más ecológicos, silenciosos y aptos para la pesca.

Por ello, toda nuestra gama paso a ser de cuatro tiempos. Y, a pesar de que otros continuaron con sus versiones de dos tiempos, nosotros nunca miramos atrás.

Ilustración de cebos Honda.