Cerrar

Honda CB1100 RS

Estilo totalmente renovado

Esculpida en una época dorada

Desplazarse

Logotipo de Honda CB1100 RS.

El look de una superbike clásica

Pensada para los que adoran el diseño y la sensación de una moto clásica con un motor de cuatro cilindros en línea y refrigerada por aire. Sin duda, una moto completamente auténtica.

Gusto por los detalles

Las líneas de una deportiva de los años 70 con un toque Café Racer.

La CB1100 RS es el centro de todas las miradas desde el mismo momento en que la arrancas. El ronco sonido de su escape cromado es un tributo a la CB750 que no te hará pasar desapercibido. Esta moto no deja indiferente, ya sea por la suspensión delantera y trasera, los discos flotantes, la línea sobre el depósito o los estilizados intermitentes; en conjunto, es impresionante.

Primer plano de los faros de la Honda CB1100 RS.
Primer plano del depósito de la Honda CB1100 RS.
Vista delantera de tres cuartos delantera de Honda CB1100 RS.
Primer plano de llanta de la Honda CB1100 RS.

¿Café racer o roadster?

¿Cuál es tu estilo? ¿Custom minimalista o una genuina clásica?

Vista lateral de una CB1100 RS. CB1100 RS Un diseño basado en las deportivas de los 70: horquilla Showa Dual Bending de 43 mm de dos piezas y amortiguadores traseros con depósito independiente de precarga. Las llantas de aluminio de 17 pulgadas cuentan con un doble disco de freno flotante con pinzas de cuatro pistones.
Vista lateral de una CB1100 EX. CB1100 EX Con un nivel de detalle exquisito que se deja ver en las llantas de acero de radios y los relojes e indicadores de estilo clásico, la CB1100 EX monta una horquilla Show Dual Bending de 41 mm y amortiguadores traseros cromados, ambos sistemas con ajuste de precarga. El motor está equipado con un embrague antirrebote y un nuevo sistema de admisión y escape.

Descubre la CB1100 EX

El estándar oro

Suspensión delantera y trasera Showa completamente regulable.

Primer plano de la suspensión delantera de la Honda CB1100 RS.

Más ligero que un sistema convencional de cartucho, este diseño proporciona una amortiguación lineal y adaptada a la velocidad, con un excelente tacto y aplomo.

Horquilla delantera

La CB1100 RS tiene una nueva horquilla de 43mm con válvulas Dual Bending que proporciona un excelente control. Cuenta con una estructura de válvula libre que aumenta progresivamente la cantidad de amortiguación en función del estado de la carretera. Esta sencilla e innovadora tecnología, pionera mundial, entrega un excelente nivel de rendimiento, equiparable a los de las unidades de cartucho, pero en un formato más ligero

Amortiguadores traseros

Los dos amortiguadores traseros Showa, cuentan con ajuste de precarga y actúan al unísono con un sólido basculante de acero. Esta combinación ofrece una buena estabilidad y un excelente tacto en la rueda trasera, junto con un excelente control, incluso con un pasajero.

Primer plano trasero de la suspensión de la CB1100 RS.

Un linaje auténtico

Si deseas escuchar una melodía típicamente setentera... abre gas.

Vista aérea de la Honda CB1100 RS.

Un tiempo para recordar

En 1969 el ronco sonido de una tetracilíndrica en línea y refrigerada por aire marcaba la llegada de una nueva era en deportivas: la era de la CB750 Four. Fue un momento crucial que cambió nuestra percepción sobre las motocicletas y sobre el modo en que las conducimos. La CB1100 RS es un vínculo directo con aquellos días repletos de libertad; una auténtica café racer con ADN clásico.

Una época de cambios

Hemos refinado y potenciado el motor DOHC para que genere un par motor más lineal, con una cifra máxima de nada menos que 91 Nm. Acabado en negro, hasta las tapas de levas, genera un alto contraste con la aleación pulida y los detalles cromados para deslumbrar con un formato tan urbano como custom.

Primer plano del motor de la Honda CB1100 RS.

Los escapes cromados elevados hacia el extremo se han convertido en una seña de identidad de esta mítica saga de tetracilíndricas en línea.

Primer plano del escape de la Honda CB1100 RS.

El sistema de escape 4-2-2 se divide internamente en dos cámaras de expansión; además, cada silenciador tiene unos tramos intermedios perforados que producen el característico sonido ronco del cuatro cilindros en línea.