Dos motos Honda de la serie 300 bajando una colina a la puesta del sol
Dos motos Honda de la serie 300 bajando una colina a la puesta del sol

Cerrar

Entusiasta. Piloto. Soñador.

En Honda hacemos motos.
Pero eso no es lo único que construimos.

Porque también estamos en el negocio de construir sueños. Perseguirlos, alcanzarlos, movernos por ellos. No descansar nunca hasta alcanzar ese sueño.

Ese es el espíritu de Honda.

Así que si alguna vez has tenido un sueño y te has movido por él, entonces has llegado al lugar adecuado.

Desplazarse

LEGADO

Nuestro fundador, Soichiro Honda, era un soñador. Cuando presentó al mundo la tipo A de 50 cc en 1947 alcanzó su primer gran sueño. Desde entonces, Honda ha alcanzado un hito tras otro, ha sido pionera en una serie de primicias de la ingeniería y ha logrado más victorias de MotoGP de las que podemos contar. 

Pero nuestra herencia es más que una colección de trofeos. Nuestra verdadera herencia son las experiencias que hemos proporcionado a lo largo de más de 70 años de historia: nuestra constante evolución, innovación y expansión de los límites, que permiten a tantos motociclistas de Honda experimentar el placer de la movilidad. Experimentar la auténtica libertad. Expandir sus límites. Y luego ir un poco más lejos una vez más.

Cada nueva aventura. Cada límite que se supera. Todos y cada uno de los nuevos descubrimientos. Cada sueño que se ha alcanzado en una Honda. Esa es la herencia de la que estamos orgullosos.

 

Una hilera de 13 de las primeras motos Honda en Japón con personas de pie detrás de ellas

«En lugar de temer el reto y el fracaso, ten miedo de evitar el reto y no hacer nada»

Soichiro Honda

INQUIETUD

En Honda no creemos en tomar el camino más fácil. Nunca te conformes. Nunca descanses. Eso es en lo que creemos.

Es una filosofía que significa que nunca sentimos que hayamos terminado. Por eso nunca dejamos de cuestionar los límites de cada moto. Por eso nunca dejamos de esforzarnos por el éxito, de impulsar la innovación, la ingeniería y el desarrollo hasta el límite. Y luego volvemos a empezar. Y otra vez.

Por eso somos constantemente pioneros de las primicias de ingeniería, como el motor de 4 tiempos en línea, la transmisión de doble embrague o el airbag para motos. Es por eso que vamos más allá de lo existente, sin miedo a desafiar el statu quo del mercado de las motos. 

Ese es el espíritu inquieto que nos impulsa hacia delante y se transmite a cada conductor de una Honda, llevándolo a su siguiente aventura. A la alegría de la verdadera libertad. Al siguiente gran sueño. 

Porque, al fin y al cabo, son nuestros sueños los que nos mueven.

 

Cerrar

Nuestros sueños han abierto nuevos caminos guiados por nuestro espíritu desafiante.

Sueña con nosotros.