enero 26, 2016

Detrás de la idea: un homenaje a los históricos ingenieros de Honda

¿Tendrá tracción delantera o trasera? ¿Cómo se distribuirá el espacio? ¿Cómo se resolverán los inconvenientes detectados en otros modelos? Antes de que el prototipo de un nuevo modelo llegue a los concesionarios, los ingenieros combinan innumerables opciones de diseño hasta que llegan a la decisión final. Detrás de todos y cada uno de los modelos Honda hay un ingeniero que se deja mente y alma para traerlo al mundo. Hoy, 70 años después del comienzo de la aventura Honda, rendimos un pequeño homenaje a cuatro históricos ingenieros de la compañía.

Takeo Fujisawa, el socio perfecto de Soichiro Honda. Cofundador de Honda junto con Soichiro Honda, Fujisawa es probablemente el responsable de haber convertido la Compañía en una gran multinacional. Tras sobrevivir al gran terremoto de Kantō de 1923, que dejó 140.000 muertos y destruyó Tokio, en 1949 Fujisawa se incorporó a Honda, fundada sólo un par de años antes y dedicada al mercado de motocicletas, y se convirtió en socio comercial de Soichiro Honda. Se encargó de las finanzas y del marketing y puso en práctica ideas de gestión revolucionarias que permitieron la inmensa expansión de la Compañía.

Tadao Baba, la revolución de las motos deportivas. Recién salido del instituto, a los 18 años, Baba entró a trabajar en Honda. Tan sólo dos años más tarde, en 1964, comenzó en el departamento de I+D, donde pasó gran parte de su carrera hasta que se jubiló. A lo largo de su vida ideó infinidad de innovaciones que aportaron soluciones a los productos Honda pero el invento que ha quedado para la historia es la Honda Fireblade. Baba diseñó la Fireblade en los años 80, cuando las motocicletas deportivas eran todas increíblemente grandes y pesadas. Lanzada en 1992, la Fireblade supuso una revolución en el mercado y el comienzo de una nueva era para las motocicletas deportivas.

Ikuo Kajitani, el padre del VTEC. Fue el responsable de desarrollar el sistema VTEC, el legendario motor de Honda hoy conocido y usado en todo el mundo. 100 caballos de potencia por litro era el reto, y el mismo Kajitani comentó que “parecía un sueño”. Eran finales de los 80 y los motores conseguían máximo 70 u 80 CV por litro. Pero Kajitani lo consiguió: se basó en el sistema respiratorio humano para encontrar la solución y dio lugar al que hoy es el eslogan global de Honda: “El poder de los sueños”.

Shigeru Uehara, una vida entera diseñando coches deportivos. Uehara era especialista en estabilidad y manejo del vehículo en el departamento de I+D de Honda cuando, en 1985, fue nombrado líder del proyecto que cinco años después daría a luz al mítico NSX. Íntimo amigo de Ayrton Senna, Uehara tuvo múltiples roles en la compañía y lideró el desarrollo de coches deportivos. Antes de retirarse, Uehara se dio el gusto de terminar el S2000 CR, la niña de sus ojos y su “regalo de despedida”, como él mismo lo definió. ¡Incluso lo pintó de su color favorito, el azul apex!