mayo 6, 2016

Shigeru Uehara, una vida entera diseñando coches deportivos

Piensa en el coche de tus sueños. Luego quizás te preguntes, ¿cómo llegó al mundo? ¿De quién fue la idea? ¿Quién lo diseñó, construyó y puso a rodas? Detrás de cada producto de Honda hay un equipo de ingenieros y detrás de cada equipo, una master mind, el alma del proyecto. Hoy os queremos hablar de Shigeru Uehara, el alma del mítico Honda NSX y del S2000, dos iconos de la marca que, no dudamos, muchos habrán imaginado como el coche de sus sueños.

Un sueño hecho realidad

«El sueño de cualquier ingeniero es crear un coche deportivo», dijo Uehara allá por los años 80, cuando el desarrollo del NSX comenzaba a planearse. Uehara era especialista en estabilidad y manejo del vehículo en el departamento de I+D de Honda en Japón cuando, en 1985, fue nombrado líder del proyecto de investigación que cinco años después daría a luz al mítico NSX. Ya en 1990, su rol cambió a líder del proyecto de desarrollo del NSX y en los años que siguieron, y hasta su jubilación, Uehara estuvo detrás de muchos de los coches deportivos de Honda.

Shigeru Uehara a bordo de su creación, el Honda NSX

Shigeru Uehara a bordo de su creación, el Honda NSX

Antes de retirarse, Uehara se dio el gusto de terminar el S2000 CR, la niña de sus ojos y su “regalo de despedida”, como él mismo lo definió. ¡Incluso lo pintó de su color favorito, el azul apex!

Cómo empezó todo

Corrían los primeros años 80 y Uehara llevaba ya una década en la Compañía. Recordemos que 1983 fue el año en el que Honda hizo su sonado retorno a la F1. La idea de que Honda podría empezar a fabricar coches deportivos empezaba a circular y a emocionar a los miembros de los departamentos de I+D.

Shigeru Uehara se inició en Honda en 1971

Shigeru Uehara se inició en Honda en 1971

“Yo creo que la firma quería un coche que hiciera de puente entre sus modelos de producción y los coches de F1», recuerda Uehara. «Necesitaban un coche que se convirtiera en la nueva cara de Honda», concluye.

Nuevo, deportivo y experimental

Hoy en día el aluminio es un material común entre los coches de producción pero no lo era en los años 80, cuando Honda comenzaba a dar los primeros pasos que conducirían a la primera generación del NSX. Ésta es sólo una de las muchas innovaciones técnicas que incorporó el nuevo modelo. No en vano el origen de las siglas que dieron lugar a su nombre es “New”, “Sportscar” “eXperimental” (Nuevo Deportivo Experimental).

Con el premio

El ingeniero recibió varios reconocimientos por el Honda S2000

Uehara trabajó mano a mano con Masahito Nakano, ingeniero jefe para el área del diseño, mientras que él se encargaba de la parte más técnica. En las últimas fases de desarrollo, se unió también el legendario piloto de F1 Ayrton Senna, que dedicó gran parte de su tiempo a participar en el proyecto y quien se convertiría en íntimo amigo del ingeniero jefe.

La combinación fue explosiva. El resultado fue un revolucionario superdeportivo de avanzadas características aerodinámicas y estilísticas, basadas en el diseño del F-16 Fighting Falcon, el caza de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Todo un mito que vimos renacer el año pasado con el lanzamiento del nuevo Honda NSX.

Un padre orgulloso

«Algunos entusiastas me han llamado el padre del NSX y el S2000 y, si en efecto soy el padre, entonces hoy soy un padre muy orgulloso». Estas palabras, con las que Uehara, ya jubilado, comenzó el videodiscurso que envió al S2K Homecoming, el encuentro mundial de S2000 en California, son una buena representación de la íntima relación entre los coches y sus creadores. Recordad: Un coche nunca es sólo un coche.