abril 6, 2017

¿Cómo seríamos si fuéramos inmunes a la carretera?

Graham es diferente, incluso un tanto monstruoso. Su cabeza es exageradamente ancha, en forma de casco natural; su cara, achatada y carnosa para proteger las orejas y la nariz; no tiene cuello para salvaguardar las cervicales y sus costillas, protegidas por múltiples pezones que conforman un airbag de carne, son ultrarresistentes. Así es el hombre capaz de resistir a todos los accidentes de tráfico.

Pero Graham no es real, sino una escultura que la artista Patricia Piccinini ha creado en colaboración con uno de los mejores cirujanos traumatólogos de Australia y un ingeniero de seguridad vial experto en accidentes de tráfico. Construida con fibra de vidrio, silicona, resina y pelo humano, la figura forma parte de una campaña de las autoridades de Seguridad Vial del Estado de Victoria (Transport Accident Commission (TAC)).

Impactante campaña

Graham está de exposición itinerante por las ciudades del país con una misión: concienciar sobre la vulnerabilidad del cuerpo humano en la carretera. Gracias a tecnologías de realidad aumentada los visitantes no sólo pueden ver el aspecto del cuerpo de Graham, sino que pueden también observar su interior para ver lo diferente que es del cuerpo humano real. El resultado no resulta muy agradable, pero da mucho que pensar, y éste era el objetivo de los padres de Graham.

El mensaje es bien claro: los humanos no estamos hechos para sobrevivir a un accidente de tráfico. Un mensaje que hemos de recordar cada vez que nos ponemos al volante para conducir con precaución, y un mensaje también que los fabricantes han de tener siempre en mente a la hora de diseñar los vehículos. “Los vehículos han evolucionado a una velocidad mucho mayor que los humanos y Graham nos ayuda a entender por qué es necesario mejorar cada aspecto de nuestro sistema vial para protegernos de nuestros propios errores”, explicó Joe Calafiore, director del TAC, en la nota de prensa de presentación de la campaña.

Conciencia y protección

«Aunque seguramente nuestros cuerpos nunca se parecerán al de Graham, hemos construido sistemas que pueden ayudar a protegernos de forma muy similar. En el centro de este sistema está la creencia de que la salud humana es mucho más importante que todo lo demás. Por eso necesitamos sistemas que nos protejan de nuestros propios errores y de los de los demás conductores», explica la web del proyecto.

Honda hace décadas que trabaja con una filosofía similar, poniendo la seguridad de conductor y pasajeros en el centro del proceso de diseño y fabricación de cada vehículo. Las nuevas tecnologías, además, hace años que nos permiten desarrollar sistemas de seguridad avanzada para prevenir accidentes en situaciones de despiste o fallo humano.

El paso más reciente de Honda en este sentido ha sido la introducción del Honda Sensing, un paquete de sistemas de seguridad activa basados en radares, cámaras y sensores que incluye las tecnologías de seguridad y asistencia a la conducción más avanzadas de Honda.

honda-sensing-honda-civic

Os dejamos con una serie de imágenes de Graham. En la página web del proyecto, que también incluye diversos vídeos con reflexiones de la artista y los expertos que han participado, podéis verlo en 360º. La próxima vez que te pongas al volante, recuerda. Si tu cuerpo no se parece al de Graham, ¡conduce con precaución!