Programa de mantenimiento Honda

El correcto mantenimiento de tu Honda te proporcionará años de disfrute sobre dos ruedas sin ningún tipo de preocupación. Es fundamental tanto por seguridad como para obtener el máximo rendimiento. Se debe realizar un mantenimiento periódico de acuerdo con los estándares apropiados y por parte de técnicos correctamente cualificados.

Parte trasera de una motocicleta, piloto sentado en una silla al lado. Hombre de pie frente al piloto.

Mantén tu moto de ensueño

Familiarízate con tu moto

Realiza un correcto mantenimiento de tu Honda y conducirás muchos años sin ningún tipo de complicación.

Mantener tu motocicleta en buen estado es fundamental para obtener el máximo rendimiento. Se debe realizar un mantenimiento periódico conforme a los estándares apropiados por parte de mecánicos cualificados y equipados.

Sin embargo, puedes empezar por realizar una serie de comprobaciones básicas de seguridad si dispones de las herramientas adecuadas.

Así entenderás mejor la moto que llevas y comprenderás cómo funciona. También te ayudará a diagnosticar ciertos aspectos que puede que te molesten cuando estés en marcha. Por ejemplo, cómo una presión incorrecta de los neumáticos influye en la conducción de una moto.

Antes de sacar tu moto a la carretera es importante que dediques un momento a comprobar los siguientes aspectos.

Puede que parezcan insignificantes pero son vitales.

Comprobación del acelerador

Comprueba que el acelerador gira correctamente en los dos sentidos y en todas las posiciones del manillar.

Embrague, frenos y líquido de frenos

Comprueba siempre la correcta holgura de la maneta de embrague. En embragues y frenos hidráulicos, comprueba siempre el nivel de aceite. Asegúrate de que las pastillas no han superado el límite de desgaste y comprueba el nivel del líquido de frenos. Piensa que si no hay líquido de frenos... no hay frenos.

Neumáticos

En los meses de invierno pueden aparecer grietas, incluso si no usas la moto. Busca también posibles clavos o protuberancias y asegúrate siempre de que los neumáticos tienen la presión correcta.

Horquilla

Una fuga de aceite en los retenes de la horquilla provocará un rendimiento deficiente de la suspensión, así que comprueba que no hay pérdidas.

Aceite

Respetar el intervalo de cambio hará maravillas por tu moto y su vida útil. Ten en cuenta que el aceite es la sangre de tu motor.

Refrigerante

El líquido refrigerante es igualmente importante tanto en verano como en invierno. Comprueba siempre los niveles.

Cadena, piñón y estrella

Comprueba regularmente la tensión de la cadena de acuerdo a las indicaciones del manual del usuario y cerciórate que los piñones no tienen demasiado desgaste.

Luces y claxon

Comprueba rápidamente el funcionamiento del claxon y las luces, incluidos los intermitentes y la luz de freno. Comprueba que el faro también está correctamente orientado. Es relativamente sencillo que deslumbre al resto de conductores, lo que puede suponer un grave peligro.

Por último, no olvides llevar la moto al concesionario de forma periódica para realizar el mantenimiento, te ahorrará muchos dolores de cabeza a largo plazo.